Cesar Manrique, “padre” de Lanzarote

Cesar Manrique (arrecife 1919 – Teguise 1992) nacido en la isla y formado en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid fue un artista multidisciplinar que aunó en su trabajo pintura, escultura, arquitectura, paisajismo. En 1964 se instala en Nueva York pero dos años después regresa a Lanzarote según dice: “más que nunca siento verdadera nostalgia por lo verdadero de las cosas. Por la pureza de las gentes. Por la desnudez de mi paisaje y por mis amigos (…)” Comprometido con el patrimonio cultural y artístico autóctonps empieza una campaña de concienciación de sus ciudadanos ante la transformación de entorno que trae el boom del turismo. Lejos de oponerse al desarrolo urbano promovió un desarrollo armionico que respetara los valores tradicionales , en sus palabras: ” Para mí era el lugar más bello de la Tierra y me di cuenta de que si ellos eran capaces de de ver la isla a través de mis ojos , entonces pensarían igual que yo. Desde entonces me propuse mostrar la belleza de Lanzarote al mundo”.

De este modo propuso mantener la edificación tradicional de poca altura, encaladas y con carpinteria de madera pintada en verde incluyendo elementos de la piedra volcanica local. El objetivo era integrar urbanismo, arte y entorno natural como una unidad. Para apoyar el turismo se crearon atracciones que ponian en valor el patrimonio natural y cultural de la isla: Los Jameos del Agua, La Cueva de los Verdes, El Jardin de Cactus, La Casa del Campesino, El Mirador del Rio, El Centro Montañas de Fuego del parque natural Timanfaya y la propia fundacion Cesar Manrique ubicada en su propia casa.


Este es un ejemplo de como el impulso de una persona despierta el interés colectivo por el patrimonio que les es própio y aporta un valor adicional que dota a la sociedad y al turismo de un discurso original.

Would you like to comment?

Deja un comentario